los pobres locos

«No te preocupes por ellos –le decía a Dios– por… por… porque… todos son equi… equi… ¡eso es!… equivocaciones tuyas. Son los ren… renglones torci… torcidos, de cuando apren… apren… ¡eso es!… aprendiste a escribir. ¡Los pobres locos –continuo ahogado por los sollozos– son tus fal… faltas de orto… ortografía!»

Los renglones torcidos de Dios. Torcuato Luca de Tena

citas, libros, los renglones torcidos de dios, tocuato luca de tena

Comparte este/a entrada