htc hero

2 entradas

móvil nuevo, Samsung Galaxy Nexus

Hace una semana recibí el recambio de mi, hasta entonces, fantástico móvil, un HTC Hero duro como una piedra y al que he sometido a todo tipo de pruebas (aka perrerías y torturas) durante los últimos dos años y medio. Pero, como dice la canción, se me rompió el móvil de tanto usarlo, más concretamente, algunas partes de la pantalla ya no respondían a la presión, lo que vuelve un móvil táctil en un cacho inútil de plástico, acero y algo de silicio. Además, con las mejoras en el sistema operativo y el consiguiente aumento de requerimientos, su hardware, de 2009, se había quedado claramente obsoleto. Sirva este párrafo para honrar su esfuerzo y dedicación durante todos estos años. Supongo que si le llega a salir un dueño más normal, menos inquieto, hubiese durado más.

Samsung Galaxy Nexus
Samsung Galaxy Nexus

El recambio, el nuevo móvil, es una bestia parda de esas que te erizan los pelos de la espalda con sólo tocarlo. Se trata de un Samsung Galaxy Nexus, el teléfono oficial de Google para android y, obviamente, eso se nota. Empezando por el detalle de que cuenta con Ice Cream Sandwich (ICS, para abreviar), la última versión de android que lo vuelve rápido, sencillo de usar y muy práctico. Se acabó eso de pasar cuatro pantallas para configurar una conexión inalámbrica o lo de hacer malabarismos para eliminar las tareas que estaban en background. Tras usar cinco versiones diferentes del sistema operativo (1.5, 1.6, 2.1, 2.2 y 2.3.7) veo claramente la evolución y el proceso de simplificación de muchas de las acciones más comunes, que ahora están más accesibles, más a mano.

Además, por exigencias del buscador, viene sin ninguna personalización ni “mejora” por parte del fabricante y de la operadora, lo que verdaderamente arruina la experiencia del usuario en android, según mi opinión. Porque el sistema en sí, pelado, tiene un potencial enorme si te tomas un tiempo en adaptarlo a tus necesidades, potencial que desaparece según se instalan las diversas capas gráficas de los fabricantes, llámense Sense o Touchwiz.

Para no aburrir diré que del nexus me gusta casi todo, aunque hay algunas características que me echaban un poco para atrás a la hora de comprarlo. Por ejemplo, el hecho de que sigan haciendo estos teléfonos con unos acabados mejorables. Porque, siendo magnánimos, la tapa posterior es mediocre, que aunque resiste la extracción dos veces, parece que se va a deshacer entre tus manos en la siguiente oportunidad. ¡Usen metales, señores! Será por no copiar a la gente de la manzana con demasiado descaro pero, en serio, el terminal mejoraría mucho con un poco más de aluminio o acero a la vista. No es frágil, que no se entienda mal, es compacto y duro pero creo que un poco de metal lo catapultaría al primer puesto y quitaría del medio la tapa, que siempre es una ventaja. ¡Ah! del tamaño no voy a decir nada porque no creo que sea grande, sino que mis manos son pequeñas (sin ironías) y tiene el tamaño justo para no ser un ladrillo.

Y en lado de las cosas buenas (siempre es mejor terminar con lo bueno), el resto. Que se hayan cargado el botón Menú y lo hayan sustituído por tres puntos puestos en vertical en cualquier lugar de la pantalla, tengo que decir que me sorprendió y me confundió los primeros días pero, a partir del tercer día, ya ni recordaba la forma del susodicho botón. También han desaparecido todos los demás botones, excepto el de encendido y los del volumen, y los del menú han pasado a estar pintados en la parte inferior de la pantalla, más grande gracias al espacio ganado y con una calidad muy notable.

Hay dos novedades relativas a la seguridad que me han gustado mucho, el uso de NFC y la posibilidad de cifrar (encriptar, para mí, sigue siendo meter el móvil en una cripta) los datos del usuario. Del NFC no puedo hablar porque no sé gran cosa del tema y aún es pronto para meterse en semejante jardín pero ya tengo echado el ojo a una aplicación con la que jugar. Y el cifrado me parece necesario ya que cada día llevamos más información personal y sensible en estos ordenadores de bolsillo que llamamos móviles y que, en caso de extravío o pérdida ayuda saber que no estará accesible (por mucho que @corsaria se empeñe en fastidiarme el sueño :)).

Y, para el final, las cámaras, porque el nexus tiene dos, la clásica en la parte posterior y una frontal para usar en videoconferencias que, oficialmente, acaba de relegar a mi iPad en la difícil tarea de conectar con Skype durante los viajes. Pero, más que de las cámaras, conviene mencionar el software que las hace funcionar, porque ninguna de las dos es un portento (en comparación con algunas que ya hay por ahí) y, según mi opinión, podían haberle mejorado al menos la posterior, cuyo sensor tiene la misma capacidad que la del HTC Hero. En este caso, con esas cámaras y el software que trae, las valoraciones se olvidan pronto porque este último factor es determinante. Han reducido el tiempo de disparo a prácticamente nada y se puede disparar en ráfaga si uno tiene pulso suficiente; la configuración, aunque espartana permite jugar con los parámetros más importantes, aunque hecho en falta más control sobre las ISO; incorpora un creador de panorámicas sencillo y eficaz; y se puede sacar el video en HD por el conector microUSB.

Leyendo semejante tocho se podría deducir que estoy encantado con el teléfono, cosa que cierta y que tengo juguete nuevo para rato. Se acabó por hoy, me voy a jugar… 😛

brico — instalar cyanogenmod 7.1 en un HTC Hero

Antes de que se me pase, el aviso: ¡Ojo! Aplicar estas instrucciones sobre un teléfono (no necesariamente del modelo que se comenta) puede convertirlo en un precioso e inútil cacho de metal y plástico. Que a mí me funcionase es circunstancial y, bajo ningún concepto voy a aceptar críticas ni lloros porque algo no salió como se esperaba. Es tu móvil, es tu responsabilidad. 🙂

HTC Hero

Como casi todo el que empieza en esto de cambiarle el sistema operativo al teléfono (si, ahora los teléfonos móviles también tienen de eso), me leí toda información relativa al modelo, un HTC Hero y a la ROM, cyanogenmod que calló en mis manos. Y de ahí vino el problema. Porque información hay mucha, muchísima, tanto oficial (foros y wiki) como extraoficial y eso, se quiera o no, termina por saturar y sembrar de dudas. Así que, tras empaparme del proceso, bajarme los ficheros y programas necesarios, me acojoné y lo puse en espera hasta que me volviese el valor.

Un mes y pico después, más calmado y valiente, volví a retomar el tema y seguí buscando información. Al final, deduje que el proceso de instalarle una ROM no es tan laborioso como aparece en la web oficial, si no pretendes modificarla. Como era mi caso, elegí la siguiente versión abreviada:

  1. obtener la última versión de la ROM. Yo me bajé la última de las versiones nocturnas, las Nightly Builds, de Cyanogenmod 7.1. Lo colocaremos en la tarjeta de memoria, en el directorio principal de la misma.
  2. obtener las google apps, para disponer de las herramientas de google, gmail incluído. Sino, sería como volver a tener un nokia :P. También debe colocarse el fichero comprimido en el raíz de la tarjeta de memoria.
  3. apagamos el teléfono y lo iniciamos en modo de recuperación del sistema, es decir, que pulsamos las teclas Home y Encendido a la vez.
  4. en el menú, lo primero que haremos será hacer una copia de seguridad por si hay que volver atrás. Usando la bola como un joystick, nos movemos a Backup/Restore y pulsamos. Ejecutamos Nand Backup y volvemos al menú principal.
  5. lo siguiente es borrar las cachés, porque tiene varias. En la opción Wipe, ejecutamos Wipe data/factory reset, Wipe cache y Wipe Dalvik-cache. Volvemos al menú principal.
  6. ahora ya toca instalar la nueva versión de Android. Para ello, vamos a la opción Flash zip from sdcard y seleccionamos el fichero de cyanogenmod. Pulsamos Home para aceptar la operación y listo.
  7. instalamos, mediante la misma opción, las google-apps.
  8. hecho esto, sólo nos falta reiniciar el teléfono y esperar. Por cierto, el primer inicio tras la instalación del nuevo android tarda mucho. Yo instalé tres veces cyanogenmod por no esperar cinco minutos.
  9. lo primero que nos pedirá será la configuración de las google-apps, es decir, una cuenta de gmail. También se descargará e instalará una versión del market ligeramente diferente a la que estaba acostumbrado y, de ahí, al infinito.

Desde el día que tuve el teléfono en mi mano quise cambiar la versión de android que traía instalado. Los motivos eran varios, como que las actualizaciones del sistema operativo eran escasas (o inexistentes) gracias a HTC, que la capa gráfica que había metido el fabricante, Sense, lastraba el funcionamiento una barbaridad o que muchas aplicaciones no eran compatibles. Hace un año HTC actualizó la versión de android a la 2.1 y solucionó el último punto, pero el resto seguía ahí.

Android 2.3.7 en mi HTC Hero
Android 2.3.7 en mi HTC Hero

Tras dar el paso, las ventajas son muy evidentes. De hecho, han pasado dos semanas y sigo pensando que he cambiado de teléfono. A grandes rasgos, el comportamiento es más fluido y rápido, se nota que Sense no está en medio, pintando todas las esquinas redondeadas y los cambios introducidos en la versión 2.3 de android son tremendos.

Tampoco tengo las aplicaciones que traía instalado de serie y que no se podían desinstalar, a pesar de ocupar un espacio muy valioso porque sólo se utilizaba la memoria interna del teléfono para guardarlas. Ahora puedo elegir dónde instalar las aplicaciones, en la memoria del teléfono o en la tarjeta externa, con lo que se gana espacio y se evita el mensaje de la falta de espacio.

Además, la batería dura considerablemente más, debido en parte al control de las aplicaciones que están funcionando en background y que es impresionante. Me he olvidado del programa aquel para matar procesos, con el vicio que tenía.

También se han resuelto algunos efectos extraños como no recibir llamadas a pesar de estar en cobertura o que tras realizar una llamada estuviese un minuto como desconectado, sin cobertura.

Y ya, en plan tonto, comentar que el programa para gestionar la cámara de fotos es mucho más completo y sencillo de usar y que el de la galería de fotos es una pequeña maravilla, fácil e intuitivo de usar y muy vistoso.

Si bien es cierto que en ocasiones no hay bastante hardware para ciertos procesos, estoy muy contento con el resto de mejoras y ni hecho de menos la anterior versión, ni creo que vuelva a ver Sense en el teléfono.