nokia

4 entradas

desmovilizado

Esta tarde, tras retrasarlo al máximo, he llevado a n80.n1mh.org al taller. El móvil estaba literalmente mudo desde hacía quince días, por un altavoz y un chip que controlan, entre otras tonterías, la voz de aquellos con quien hablo. He conocido pocas sensaciones tan desesperantes como la de descolgar el teléfono y no oír nada, sentir el silencio más absoluto mientras sabes que, al otro lado de la línea, a tí se te escucha perfectamente. Con eme, últimamente, he desarrollado un código por el cual yo me imagino sus preguntas y, a ciegas (o a sordas), le respondo. No es muy útil pero uno de los dos, ella concretamente, se parte de risa. Así que hoy, tras ver cómo le cambiaron el altavoz la semana pasada, sin éxito, lo he dejado definitivamente en la tienda para que lo lleven de paseo, le cambien el chip y el altavoz y, espero, me lo devuelvan con voz.

En diez años que hace que utilizo estos pequeños aparatos del Averno, esta es la segunda vez que me tengo que quedar sin cobertura durante una buena temporada. La otra vez, fueron casi dos meses que finalizaron el día que se anunció que las operadoras podrían portarte el número sin perderlo. Dos meses que, a priori, iban a ser un paseo por el infierno, todo el día desconectado, dependiendo de otros para llamar, buscando cabinas telefónicas y con media familia sin saber qué haces ni por donde paras y, sin embargo, lo recuerdo como un periodo tranquilo, sin agobios ni dependencias absurdas. Las llamadas importantes siempre me pillaban al lado del teléfono y las otras, sencillamente, no importaban. Al final, tan acostumbrado estaba a mi vida de outsider que, al sentir la vibración del teléfono con la primera llamada, pegué un bote del que todavía se ríen algunos.

Sólo son veinte días, ha dicho el tipo de la tienda de reparaciones. Y lo cubre la garantía (¡gracias Nokia!). Y ya estaba cansado de activar el altavoz externo (cojonudo, por cierto), con cada llamada entrante o saliente. No me importa montar el espectáculo por la calle pero mantener una conversación privada, caminando por la calle, mientras le hablas a un altavoz es bastante frustrante.

Así pues, aquellos que queráis hablar conmigo, tenéis tres opciones: a) llamar a eme (si os lo coge); b) llamarme a casa (si estoy) y c) escribirme un e-mail. Mamá, tú ya sabes que tienes línea directa y puedes asomarte a la ventana y gritar ;). Por mi parte, doy comienzo a otras vacaciones desmovilizadas y tranquilas.

una de gadgets

nokia-ca100-usb

Algo menos de seis meses he tardado en conseguir el cargador USB para el móvil. Ya cuando lo vi me llamó poderosamente la atención y, coincidiendo con el viaje a Austria y los fallos continuos del que traía el N80 pensé que, qué mejor cargador que este. Es pequeño, carga rápido y es para usar con puertos USB, esos que por cuestión de trabajo siempre tengo cerca. Más cerca incluso que un enchufe.

Al final me tuve que llevar el defectuoso por Europa porque el envío no llegó a tiempo, a pesar de hacerlo con casi un mes de antelación. Fue una sorpresa ver que me estaba esperando el día de mi vuelta al cole, que parece ser original (aunque viniendo de una web china no me atrevo a afirmarlo con rotundidad) y que me ha costado un 10% del precio final de la marca finlandesa. ¡Así da gusto!

A ver si, con este último gadget, empiezo a quitar cargadores del medio: de la mesa, del coche y de casi cualquier parte. Si es que, habiendo algo tan estándar como el USB, quien quiere un caja negra por cada dispositivo.

nokia, cargador, charger, n80, usb, ca100, gadget

carguen

Lo he visto en Delirios de un informático y no puedo estar más de acuerdo: ya les vale a los de Nokia. Se lo han tomado con calma a la hora de sacar un producto que todo el mundo pide, un gadget para cargar el móvil directamente desde un puerto USB.

nokia ca-100

Y es que empieza a ser preocupante el número de cargadores que se amontonan por casa y, lo que resulta más hiriente, que dentro de la misma marca (nokia) tengan tres o más tipos diferentes de cargadores, incompatibles entre sí. Sobre todo resulta extraño que, ya que la inmensa mayoría de los productos electrónicos de consumo tienen como nexo de unión al ordenador, sólo un puñado de marcas han tirado por el camino del estándar para alimentar a la mayoría de sus dispositivos, conectándolo a éste.

nokia, cargardor, movil, charge, mobile, usb, ordenador, computer, standar, estandar, dispositivos, devices

n80

Y no, no se trata de la cadena de radio, sino de mi nuevo móvil: Nokia N80. ¡Pahabersematao!

Todavía estoy leyendo el manual, flipando en colores, leyendo un panfleto que trae, flipando en colores, instalando el software para llevarme la agenda y los contactos del viejo, flipando en colores, etc… Pero, fíjate, tan jovencito y ya apunta maneras. La primera fue impresionante: si no le metes la tarjeta SIM, arranca en un modo nuevo, Fuera de línea, en el que está practicamente operativo, a excepción de las llamadas, claro. La segunda, en la frente: tras pasarme doce horas buscando la forma de migrar mis datos del viejo 6600 al nuevo, en la página dos del manual pone que, si entras en fuera de línea y comunicas los dos cacharros, el solito te coje la información. Dos suites completas de Nokia, doscientas conexiones por bluetooth y un par de cagonmimantos después, sólo era cuestión de llegar a la segunda página del libro.

movil, nokia, n80