y nos dieron las diez

He podido recuperar el dinero de las entradas del concierto de Sabina, pero en forma de cheque al portador sin fondos. Delante de mí, en la cola que la empresa ha instalado en la plaza de España, una chica intentaba, sin éxito, que le devolviesen en efectivo el dinero de doce entradas y en el periódico de hoy citan a otra chica con 75 entradas. Menos mal que no lo suspendieron porque no iba a ir nadie. ¡Ah! En el periódico no comentan que la caseta de marras estaba custodiada por un segureta con aspecto de pit-bull con migraña y una pareja de policías locales, por si acaso a alguien se le pasa por la cabeza prenderle fuego.

Pero en un país cainita y ruín como este, en donde hay que pagar por todo dos veces, las gentes de bien del ayuntamiento se han apresurado a montar un circo publicitario bananero para que esto no vuelva a pasar:

?Además ?indica la delegada- se pone a disposición de todos los que se consideren afectados los servicios jurídicos del Ayuntamiento de forma gratuita para que nadie sufra ningún quebranto monetario por causa del incumplimiento de la empresa encargada del concierto; con todo ello, este Ayuntamiento se encarga de gestionar sin riesgo espectáculos. Esa es la gran diferencia con el partido socialista?.

Vía: mérida.es.

Se les ha olvidado, como no, el hecho de que llevan organizando con este señor (Agustín Tarazona) un montón de conciertos durante unos pocos años, con finales parecidos. La memoria es frágil, sobre todo en política.

Al final lo de siempre, las ganas te las mojas con el café y el cabreo te lo ventilas jugando al fútbol y, manda huevos, te puedes dar con un canto en los dientes por haber recuperado el dinero de las entradas, o eso espero. En cuanto al otro concierto, el del 22 de junio, no tengo pensado ir, ni loco, ni borracho, ni ‘jarto vino’. Y jode, vaya si jode.

merida, joaquin sabina, concierto, agustin tarazona, hijos de puta

Comparte este/a entrada

3 ideas sobre “y nos dieron las diez”

Los comentarios están cerrados.