hijos de puta

11 entradas

venganza, tortura, dolor

los chinos, que tienen dos mil y pico años de experiencia en estas lides, le habrían cortado la mano en rodajas tan finas que podrían pasar por carpaccio, a lo largo de una semana y pico. Los mayas, en cambio, mucho menos delicados, le habrían arracado el corazón para comérselo aún palpitante. Los marinos británicos le habrían pasado por la quilla, que siempre fue uno de mis suplicios favoritos. Te ataban en la mitad de una soga y, situándote en la proa, te descolgaban por el exterior del barco, y te hacían atravesar el barco longitudinalmente, por debajo, mientras corrían por la cubierta arrastrando la soga. Era raro salir vivo de esa. La inquisición española, por su parte, tan especializada en el dolor, le habría aplicado el numerito de la jaula caliente, el abdomen y la rata hambrienta.

Lo cierto es que, ante tantas buenas opciones, uno no sabe por cual decidirse, en caso de cruzarse con el hijo de la gran puta que se entretuvo esta mañana rayando el lateral derecho del coche. A lo largo, en tres tramos muy marcados y a media altura. Como para pillarlo en mitad de la operación. Creo que sería capaz de construir un barco de tres palos y treinta metros de eslora para pasarlo por la quilla. Pero, en cualquier caso, estoy tranquilo porque ese cabrón se comprará un coche un día. Y, como quien no quiere la cosa, algún bastardo seguidor de viejas costumbres se encargará de sus laterales. Eso si no lo pilla alguien in fraganti antes.

Cabrones de mierda… Nueve días ha durado intacto el lateral. Y, como cuando compramos el coche tardaron dos semanas en rayar ambos laterales, ya estamos hasta los huevos de este sentimiento, a medio camino de la impotencia y el asco.

conductores temerarios

Me acabo de enterar de que el “joven” herido leve en un accidente de coche en Badajoz es mi amigo Carlos. Lo bueno de una noticia tan mala como ésta, fue que el mismo Carlos me lo comentó y me envió el enlace, contándome que está bien, que le han puesto una escayola y que está aprendiendo a hacer vida normal con la mano izquierda. Lo malo es que, gracias a la prensa (ya soy como los expresidentes de gobierno), me entero de que el hijo de puta que conducía el coche que cometió la infracción y causó el accidente, se dio a la fuga.

Un motorista de 35 años resultó ayer herido leve tras sufrir alrededor de la una de la tarde un accidente en la avenida Manuel Saavedra Martínez, a la altura del campo de fútbol del Viejo Vivero, en el que se vió implicado también un turismo, cuyo conductor se dio a la fuga y no prestó socorro al accidentado, según informó la unidad de atestados de la policía local. Los agentes estaban tratando de localizarlo, aunque la única pista que tenían era que el vehículo era de color blanco. Al parecer, el coche no habría respetado el paso de la moto y el conductor de ésta última cayó al suelo tras hacer una maniobra para evitar una colisión. Vía: el Periódico de Extremadura.

Yo reconozco que, desde que estoy en Extremadura, han cambiado mis habilidades en la conducción para mal. En Badajoz, primero, aprendí lo que pasa cuando imperan dos leyes complementarias: la del más fuerte y la de la frontera. Es un poco caótico al principio pero, en cuanto te das cuenta que no se respeta ninguna señal (como en Portugal) y que tienes que entrar más rápido que el resto en las rotondas (para parecer más fuerte), lo más gordo está hecho. Eso sí, en Mérida fue donde me saqué el Máster. Sin ánimo de ofender, en Badajoz conducen como nenas. En Mérida, con ese estilo más sosegado y sin necesitar tanta velocidad media, son capaces de cruzar una rotonda por la cuerda y ocupando los tres carriles a la vez. Del respeto a las motos creo que hablaré otro día, uno en que no me hierva la sangre, aunque por lo que veo en Badajoz no le van a la zaga.

Carlos, pishita, mejórate de tus heridas, aprende nuevos usos para hacer con una sola mano y busca en ebay un cañón de plasma que acoplarle a la moto, para la próxima vez que te veas en esa tesitura. La mía ya lo tiene.

un día para no celebrar

Hoy se celebra el Dia Internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer y, sinceramente, dudo mucho que sirva de algo. Para empezar, soy de la opinión de que los días así, los señalados por organismos oficiales a despertar las consciencias de la gente, no deberían existir. Sirven para poco más que para ocupar unas cuantas páginas en los periódicos, que no en todos y mucho menos en portada. Casi sesenta mujeres muertas en lo que va de año no son noticia y dudo mucho que lo sean más allá de las cuarenta y ocho horas iniciales, dos días que no resiste ningún muerto para pasar a la posteridad y convertirse en pasado.

No hay recetas mágicas para atajar esta lacra, anclada en algún lugar del subconsciente de muchos seguidores del amor mal comprendido y pésimamente interpretado, del o conmigo o muerta, del puñetazo y el arrepentimiento. No hay excusas, tampoco, para no dejar de intentar atajar a esta banda de matones con todos los medios que se pueda y tratar de poner la estadística del lado racional. Porque, por mucho que se desee, hay cosas que no cambian sino es mediante la educación y el respeto pero, lamentablemente, eso sólo funciona con las generaciones futuras y el presente no deja de tener visos de pesadilla.

No puedo dejar de recomendar una imagen que esta mañana me terminó de arrancar de los brazos de Morfeo, a golpe de SMS. Para un día como hoy, Dabo rescató una foto que hizo para un concurso sobre el tema Violencia de género y que a mí, sinceramente, me ha trastornado. Se puede ver en DaboBlog. Y, de postre, un relato que escribí en febrero, cuando sesenta víctimas parecían imposibles de alcanzar.

caso agustín tarazona: lo que el fiscal quiere

la Fiscalía emeritense publicita su petición: seis años de prisión, una multa de 5.760 euros y 137.500 euros de indemnización para los perjudicados. Al juzgado, con denuncia escrita, sólo acudieron unas 70 personas, además del Ayuntamiento emeritense.

La noticia completa, en el diario Hoy.

Todavía hablaba con eme unos días atrás acerca de nuestro común amigo, el señor Agustín Tarazona y sobre el estado de la denuncia que atesoro en un cajón del despacho de casa, junto a las entradas, los cheques y los papeles del juzgado.

Pues bien, como si me leyesen la mente, la Fiscalía de Mérida ha hecho pública su petición para este individuo que, en mi opinión (es decir, sin tener ni idea de derecho, ni de torcido, ni de leyes), está bastante bien. Por lo menos, la posibildad de terminar en la cárcel le debería quitar las ganas de volver a repetir el espéctaculo. Además, habla de un delito continuado de estafa, que quiero creer que es algo más grave que un simple fraude.

Aunque se trata de la petición que va a realizar la Fiscalía en el juicio, siempre y cuando éste se celebre, me alegra saber que todo sigue, lentamente, para adelante. Todavía queda por conocer qué alega el abogado para tratar de evitar los seis añitos a la sombra e, intuyo, será un ejercicio de funambulismo profesional, con magia, luces y colores. A ver qué inventan.

homínidos

Vivimos en un tercero y, desde hace más de tres horas y media, se celebra en la acera de enfrente una reunión de ¿vecinos?. Siempre me han hecho gracia estas supuestas demostraciones de democracia en las que, normalmente, gana el que más grita y cuyos genes más convergen con los homínidos. Y yo que creía que las reuniones de vecinos se hacían dentro del portal, en un espacio común y no en mitad de la calle, a voces y molestando al respetable.

Sé que llevan tres y media porque gritan. Gritan mucho. Tanto que debo subir el volumen de la tele para ahogar sus voces. Sólo hay que verlos, no, ni eso… sólo hay que escucharlos vociferar por encima del ruido para saber que, en medio de esa banda de subnormales, el más ferviente seguidor del diseño inteligente no dudaría, ni por un instante, que el hombre (o al menos esos), proviene del mono. La mala noticia es que alguno no ha evolucionado.

A veces me gustaría tener mi Dragunov bien cebado y a mano…

hijos de puta, reunion de vecinos, democracia, gritos, estupidos, monos, hominidos

quien bien te quiere…

te hará llorar. O, al menos, es lo que dice el refrán. Lo que sucede es que últimamente hay demasiadas mujeres llorando, en un goteo lento pero constante que pone los pelos como escarpias. Y sólo es la punta del iceberg. El resto, son fríos números que no parecen afectar a los asesinos:

78.550 mujeres maltratadas bajo protección judicial

71 asesinadas en 2007

17 en lo que va de 2008

4 sólo el martes pasado

2 acuchilladas ayer

gallego y rey el mundo humor

violencia machista, hijos de puta, asesinos