jugar perdiendo

Comenzamos, como casi siempre que algo desconocido invade la vida, con un deje de desconfianza y mirándonos desde las distancias. Luego, poco a poco, nos fuimos acercando, me fui acercando, con más miedo que vergüenza, buscando perder temores y encontrar semejanzas. No fue fácil, lo reconozco. Más miedos y algún que otro paso en falso sirvieron de anticipo a lo que más tarde sería normal. Hoy ya encuentro normal que mi camiseta favorita huela a papilla de frutas.

Néstor

Si, por lo menos, no posara tan bien para las fotos…

Comparte este/a entrada

3 ideas sobre “jugar perdiendo”

Los comentarios están cerrados.