las bodas, los cánones y los cabrones

-Chisst… chisst…
-¿¿¿Eh???
-¡Chisst!
-¿Qué coño haz usted ahí?
-¿Sabes si cantaron «Clavelitos»?
-¿Cómo?
-En aquella mesa, ¿sabes si cantaron «Clavelitos»?
-Ah, no sé.
-Vaya.
-Algo andaben tarareando, pero…
-Se os va a caer el pelo.
-¿A quién?
-Pensabais piratear la conga, ¿eh, cabrones?
-¡Oiga! Pero…
-¡Sinvergüenzas, qué poco respeto!
-Oye, tío, ¿a que cobras?
-¡A eso vengo!

El texto completo, en la columna de Maxi Rodríguez en lne.es.

Fue mi padre quien me habló por primera vez de Maxi Rodríguez (no tiene nada que ver con el jugador de fútbol) y, poco a poco, fui cayendo en ese humor desmadrado y ácido con que envuelve sus textos. Ahora soy de los que buscan su columna cada lunes, con más ánsia del que se puede admitir. Hace algunos meses tuvimos la oportunidad de entrevistarlo, como una actividad del taller de escritura y, aunque sólo sea por la foto, mereció la pena.

Del tema de la columna, de la grabación de bodas por parte de detectives a sueldo de la SGAE para cobrarles por la música, no creo que tenga nada más que añadir.

Comparte este/a entrada

4 ideas sobre “las bodas, los cánones y los cabrones”

Los comentarios están cerrados.