reyes magos

5 entradas

comunicado

Mérida, a siete de diciembre de 2008.

Deseo comunicar que en el día de hoy he quedado, oficialmente, hasta los cojones de la Navidad, los regalos, Papá Noel, los renos, los Reyes Majos y, sobre todo, del espíritu navideño y los buenos deseos.

También deseo notificar, para que conste, que he intentado aguantar, soportar estoícamente todo esta mierda disfrada de anuncio de Coca-Cola trasnochado y febril pero, sinceramente, no he podido. Lo triste no es aguantar sólo siete días, lo lamentable es saber que me queda un mes de suplicio y que no me lo va a quitar nadie.

Así pues, sólo me resta notificar dos cosas: a) gordo, sigo teniedo el stinger y b) voy a evitar entrar en locales que hagan gala de su buen gusto emitiendo villancicos por el hilo musical a un volumen exagerado.

Gracias por la atención.

nos vamos a la montaña mágica

No se trata del balneario del libro de Thomas Mann, pero casi. Nos vamos a gastar el vale que sus majestades de oriente le han traido a eme, un fin de semana en un balneario, spa o similar, en Monfortinho, Portugal. Así que nos esperan unos días de descanso, meditación, placidez y manguerazos de agua.

A diferencia de un servidor, que el año pasado fue especialmente malo, eme mantuvo su bondad por encima de todo y, quizá por eso, quizá por envidia, los Reyes Magos le trajeron varios presentes más que a mí. No es por desanimar a ningún oriental pero, si ignorar el concepto de bien durante un año, siguen trayendo regalos, ¿qué no haré los próximos meses?

En fin, que nos vamos, que sale el tren y, mamá, no me esperes despierta :D.

balneario, regalos, reyes magos

campaña de apoyo a los Reyes Magos

Uno sabe que empieza la navidad porque recibe el doble de correos con chorradas que durante el resto de año pero, en este caso, me lo envía zz y no me puedo resistir. Desde siempre he estado a favor de los Reyes Magos y en contra del gordo pérfido y borrachuzo de Coca-Cola y cualquier ocasión es buena para hacer leña del árbol caido. Otro día, con más calma, despotricaré sobre lo que me parece la navidad, el mes de ser-buenos-por-real-decreto y los villancicos.

En mi modesta opinión, los mejores puntos son, sin duda, los 3, 6, 9, 11 y 15.

Campaña en apoyo a nuestros queridos Reyes Magos, marginados y olvidados gracias a un invasor gordo y seboso, producto del consumismo compulsivo

Estos tres pobres venerables ancianos llevan dos mil años con su PYME, atendiendo únicamente al mercado español y sin intención de expandirse y están sufriendo una agresión que amenaza con destruirlos.

Reivindicamos la figura de los Reyes Magos porque:

  1. Los Reyes Magos son un símbolo de la multirracialidad y nunca han tenido problemas de inmigración.
  2. Los Reyes Magos son fashion total, su elegancia en el vestir no ha pasado de moda en dos milenios.
  3. Si no existiesen los Reyes Magos, las vacaciones se acabarían el 2 de Enero.
  4. Los Reyes Magos son ecológicos, utilizan vehículos de tracción animal que con su estiércol contribuyen a fertilizar el suelo patrio (nada de trineos volando ni gilipolleces que no existen…)
  5. Los Reyes Magos generan un montón de puestos de trabajo entre pajecillos, carteros reales y multitud de gente que va en la cabalgata.
  6. De Papá Noel puede hacer cualquier pelagatos, pero para hacer de Reyes Magos se necesitan al menos tres.
  7. Los Reyes Magos fomentan la industria del calzado y enseñan a los niños que las botas se deben limpiar al menos una vez al año. Por contra, el gordinflas exige que se deje un calcetín, prenda proclive a servir de acomodo de la mugre, cuando no de indecorosos ‘tomates’.
  8. Los Reyes Magos planifican concienzudamente su trabajo y se retiran discretamente cuando acaban la función.
  9. Santa Claus vive en el Polo norte y por eso es un amargado, los Magos son de Oriente, cuna de la civilización y por ello de una elegancia no decadente.
  10. Los Reyes Magos tuvieron un papel destacado en la Navidad, Santa Claus es un trepa que trata de aprovecharse del negocio y que no participó en nada en los acontecimientos de la Navidad.
  11. Los Reyes Magos son de los poquísimos usuarios que mantienen en pie la minería del carbón en Asturias. No lo han cambiado por gas natural ni por bombillitas horteras.
  12. Los Reyes Magos lo saben todo. Santa Claus no sabe otra cosa que agitar estúpidamente una campanita.
  13. Santa Claus es un zoquete que no respeta los sentimientos de los renos de nariz colorada. No hay documentado ningún caso de maltrato psicológico por parte de los Reyes Magos hacia sus camellos.
  14. Los Reyes Magos son agradecidos, siempre se zampan las golosinas que les dejamos en el plato.
  15. Sin los Reyes Magos no se habría inventado el Roscón de Reyes.
  16. Finalmente, Santa Claus se pasa la vida diciendo ‘¡Jo, jo, jo!’. Risa forzada y sin sentido. Señal de estupidez.

Empecemos la campaña en PRO DE NUESTROS QUERIDÍSIMOS Y ANTIQUÍSIMOS REYES MAGOS, QUE VUELVAN A AFLORAR LAS TRADICIONES CON ARRAIGO CENTENARIO…

Todos los años por estas fechas sufrimos una agresión globalizadota en forma de tipo gordinflón, una manipulación de las mentes de los niños de España y del resto del universo.

Ese adefesio carente del más mínimo sentido de la elegancia en el vestir, con aspecto de dipsómano avejentado y multirreincidente en el allanamiento de morada por el método del escalo, es un invento de la multinacional de todas las multinacionales, Coca-Cola.

En los años 30, cogieron al San Nicolás de la tradición Nórdica, que originalmente se paseaba vestido de verde o de obispo o de duende un tanto zarrapastroso y lo enfundaron en un atuendo con los colores corporativos (rojo y blanco).

Desde entonces, generaciones de tiernos infantes de medio mundo han sido machacadas por la publicidad, alienándose hasta tal punto que piensan que un mamarracho publicitario representa todo lo bueno del ser humano.

¡Basta ya!, ¡reivindiquemos nuestras señas de identidad! ¡Abajo Santa Claus y vivan los Reyes Magos!

navidad, reyes magos, santa claus, papa noel, identidad, apoyo, humor

el vicio y la perdición

Este año, esos simpáticos señores libres de aranceles que son Los Reyes Magos, me han traido muchas cosas, contradiciendo la creencia general de que no soy buena persona o de que me merezco todo el carbón que pueda salir de las maltrechas minas astures. Había ropa, un cinturón colorista y varias cosas más pero, entre todas ellas, destacaban dos paquetes de Mikado como dos soles. Años evitando el vicio, la perdición en forma de afiladas barritas de pan recubiertas de chocolate para que al final, tres ancianos barbudos opinen que lo necesito es, precisamente, aquello de lo que me mantengo alejado. Ni que decir tiene que, como antaño, cuando devoraba tres y cuatro paquetes por día, el primero de éstos ya forma parte de la historia.

Por cierto, empiezo a pensar que estos señores, los Reyes Majos, no tienen el sentido del gusto en perfecto estado porque a nuestro vecinito de arriba, a ese sinpar personaje, entrañable bakala, le han regalado una guitarra eléctrica con su amplificador correspondiente, en vez de la katana con instrucciones detalladas para seguir el ritual del seppuku. Mala suerte, quien sabe, quizá el año que viene…

reyes magos, mikado, vicio, perdicion

queridos Reyes Magos…

Como este año he sido bueno (todo lo que he podido; ambos sabemos que no es fácil ser bueno y sí parecerlo) y paso del señor ese, grande y gordo, que viene de los estados juntitos vestido de rojo coca, os pido un par de cositas. Conste que no son para mí, son para compartir con una persona (o personas, aún estoy investigando), que ayer al mediodía se dedico a pintar con una llave su electrocardiograma a lo largo del coche de eme. Un poco más abajo te adjunto las fotos de los objetos y la finalidad de los mismos.

bate de beísbol
Si, es un bate de beísbol y, si se puede elegir, lo prefiero como el de la foto, de aluminio. No soy un gran atleta y este chisme pesa menos que su colega de madera. ¿Su uso? Un golpecito cariñoso a la altura de la tercera vértebra, entre los omoplatos y el colega pintamonas meará en una bolsa el resto de sus días.

ballesta
He de reconocer que la ballesta (sí, sí, como la de Guillermo Tell) es para jugar en grupo. Si resulta que son varios colegas, necesitaré un juguete con el que contentar a todos y este, sigiloso, certero, de repetición, se me antoja divertido y útil desde una terraza, una noche sin luna. ¡Ah!, por pedir, que no quede… las flechas me gustan de las cortas y duras, con la punta afilada y si se os cuela una mira telescópica, mejor que mejor.

Saludos a los camellos,
n1mh.

reyes magos, regalos, hijoputa