entre charlas y risas

Tras la tormenta, la calma. Tras los exámenes de inglés (o casi, falta uno, el speaking, este jueves) y los apuros para hacer mil cosas a la vez y todas mal, nada mejor que un fin de semana divertido y diferente, con visita incluida. ele cumplió su promesa y se dejó caer por emérita augusta, cuatro años después, de la mano de una estupenda botella de vino que teníamos pendiente y de la que dimos buena cuenta, entre charlas y risas.

Como, además, éstos días estaba la feria del libro, una buena ocasión de ojear las novedades y buscar nuevas lecturas, aproveché y me compré un par de ejemplares que llevaba un tiempo buscando, Almas del nueve largo, de mi adorado Alvite y Tokio Blues, de Haruki Murakami. De éste último me encapriché al leer un comentario de Pedro Jorge Romero en donde daba motivos para querer leerlo, directamente, en japonés.

La visita de ele transcurrió según lo establecido, hace años ya, para las actividades socio-festivo-gastronómico-culturales y, como siempre que nos juntamos, terminamos catando alguno de las especialidades de la tierra. Además, eme cumplió un añito más (y van quince) y no quiso que pako le cantase el cumpleaños feliz desde el escenario y con Ayahuasca haciendo los coros.

eme, ele, ayahuasca, concierto, libros, alvite, almas del nueve largo, tokio blues, murakami

Comparte este/a entrada

5 ideas sobre “entre charlas y risas”

Los comentarios están cerrados.