eme

6 entradas

trescientos sesenta y cinco días después

Hoy eme cumple años y yo, que sigo intentando ser un caballero, no voy a mencionar cuantos son. Se lamenta de que ya ha pasado otro año más, a toda velocidad y casi sin darse cuenta. Dice que se hace vieja y me pone cara de circunstancias para que le de la razón y asienta a algo con lo que no estoy de acuerdo. Porque cuando se mete en esos círculos viciosos que comienzan con “estoy más viejo”, pasan por “otro año perdido en nada” y terminan en “¿qué coño estoy haciendo con mi vida?”, uno sólo puede aspirar a una depresión aguda.

eme en Roma
eme en Roma

Sí, cariño, ha pasado otro año. No cariño, no estás más vieja, sólo tienes 365 días más a tus espaldas, lo que no se puede traducir en vejez sino en experiencia. No cariño, no has perdido el tiempo, ni has dejado pasar un año en valde, sólo tienes que recordar la cantidad de cosas que hemos hecho en este tiempo. Y no cariño, no has cambiado en estos trescientos y pico días, sigues teniendo tu (adorable) puntito de mala leche, esa manera de mirar que hace temblar mis rodillas y esa forma de clavar los tacones en el parqué que agrieta los cimientos.

Así que…

¡muchas felicidades mi amor!

Y ya puedes empezar a pensar qué cosas quieres tener hechas de aquí a un año, que 365 días no dan para mucho si no nos organizamos.

con papeles

Esta mañana, pocos minutos después de las diez, eme y yo firmamos la constitución de nuestra pareja de hecho. Ha sido un acto íntimo, sencillo y breve, a la hora del café. Un gran paso, firme, decidido y rubricado con un bic.

Aprovecho para dedicarle esta entrada a mi tío Ramon, con cariño. Ramon, a partir de ahora ya no podrás pasarme la mano por la chepa y comentar que sigo siendo un espalda mojada.

a Granada, de nuevo

Nos vamos a Granada, de nuevo. Pero esta vez no será un fin de semana romántico sino cuatro días para disfrutar de uno de mis mayores (y abandonados) vicios: la nieve. He estado afilando los cantos de los esquíes durante la última semana, mientras eme trataba de ponerse las botas sin romperse los tobillos y nos sentimos preparados. De aquí al Veleta…

Nos vemos en las pistas.

PD Si alguien nos echa de menos, puede intentar vernos aquí.

entre charlas y risas

Tras la tormenta, la calma. Tras los exámenes de inglés (o casi, falta uno, el speaking, este jueves) y los apuros para hacer mil cosas a la vez y todas mal, nada mejor que un fin de semana divertido y diferente, con visita incluida. ele cumplió su promesa y se dejó caer por emérita augusta, cuatro años después, de la mano de una estupenda botella de vino que teníamos pendiente y de la que dimos buena cuenta, entre charlas y risas.

Como, además, éstos días estaba la feria del libro, una buena ocasión de ojear las novedades y buscar nuevas lecturas, aproveché y me compré un par de ejemplares que llevaba un tiempo buscando, Almas del nueve largo, de mi adorado Alvite y Tokio Blues, de Haruki Murakami. De éste último me encapriché al leer un comentario de Pedro Jorge Romero en donde daba motivos para querer leerlo, directamente, en japonés.

La visita de ele transcurrió según lo establecido, hace años ya, para las actividades socio-festivo-gastronómico-culturales y, como siempre que nos juntamos, terminamos catando alguno de las especialidades de la tierra. Además, eme cumplió un añito más (y van quince) y no quiso que pako le cantase el cumpleaños feliz desde el escenario y con Ayahuasca haciendo los coros.

eme, ele, ayahuasca, concierto, libros, alvite, almas del nueve largo, tokio blues, murakami

DE VUELTA DE TODO , DE VUELTA DE NADA

Hoy estamos de resaca de tanta lluvia , de ver mucho verde, de comer muy rico y sano , de beber esa sidrina que tanto gusta pero hay que ver lo que sube y de compartir los momentos atrasados con la familia y los amigos .

Así es , ayer volvimos de Gijón , después de casi ocho horitas en el coche y aguantar esperas y comernos una empanada y unos bollucos preñaos( bollos con chorizo , para el que no entienda ).

Fue una semana divertida , en la que los días se estiraban solitos. Hay que ver la cantidad de cosas que se pueden hacer . En realidad , creo que cumplimos prácticamente con el planning. Comidas y cenas con amigos y familiares, visitas, excursiones para conocer lugares pendientes y esos paseos por la playa de San Lorenzo , que tanto me gustan.

Así que,aprovecho esta ocasión ( como sé que leéis este weblog), os mando muchos besos a todos y un fuerte abrazo por hacer que la estancia entre vosotros me haya resultado tan agradable .

Lo dicho ,muchos besos y hasta la próxima .

eme