let it snow, let it snow, let it snow

Nevó en Mérida y yo, que no había tenido el gusto de ver la ciudad vestida de blanco, me lancé junto con eme a la calle con la cámara de fotos en ristre, cual japonés furioso. No era el único, de hecho, la mayoría de la gente que estaba fuera de casa recorría las calles con una mezcla de fascinación y extrañeza, mientras fotografiaban a lo loco.

el acueducto de los Milagros nevado

Por unas horas, Mérida estuvo pintada de blanco y a mí se me alegró un tanto la cara. Me gusta la nieve, me gusta ver nevar aunque sea en lugares donde no hay costumbre. El frío me activa.

Comparte este/a entrada

2 ideas sobre “let it snow, let it snow, let it snow”

Los comentarios están cerrados.