articulo

2 entradas

mi madre es famosa

Y no, no es amor de hijo, es una verdad como un templo. Mi madre es famosa, además de por ser la comentarista más activa de este blog, porque aparece hoy en el periódico, en una apasionante entrevista que le hicieron a su hijo mayor, con motivo de la publicación de la web del taller de las palabras. Sí, suena un poco enrevesado, pero es sencillo de entender.

Creo que a estas alturas de la película, casi nadie ignora que hace casi un año me apunté a un taller de escritura por intenet, el Taller de las Palabras y que este verano, terminé montando una web para una revista que se hizo en dicho taller. Pues bien, el director del taller, un señor breve y serio llamado Tino Pertierra, ha decidido que los que participamos en el proyecto nos merecemos una pequeña reseña en el suplemento cultural del periódico y, tras un par de correos electrónicos y el consabido pase por las tijeras del editor, mi primera aparición en un medio escrito se reduce a tres párrafos. Disfrútenlos, que esta ronda corre por mi cuenta.

El taller de las palabras de la edición digital de LA NUEVA ESPAÑA se aproxima a los dos años de vida con una buena nueva: el nacimiento de una revista digital en la que se recogen muchos de los textos escritos en los últimos meses por los participantes, así como las entrevistas que éstos han hecho a escritores de reconocida valía. La publicación on line puede encontrarse en la dirección www.eltallerdelaspalabras.net y ha sido posible gracias al trabajo intenso y entusiasta de uno de los talleristas, Diego Martínez Castañeda, quien explica: «Se me encargó, por parte del coordinador del taller, la recopilación de los textos de mis compañeros y la creación de una web sencilla para albergarlos y, un par de correos electrónicos después, ya habíamos cambiado de diseño, de concepto. Algunas semanas después, cuando el desarrollo estaba a medio camino e, incluso, había comenzado a incorporar los textos, tuve el serio inconveniente de tratar de explicar a mi madre cómo acceder a la web, así que terminé comprando un dominio muy fácil y descriptivo que facilitase el acceso de terceras personas. Lo que inicialmente iba a ser un juguete en manos de los pobladores del taller, ya tenía su hueco en la red de redes».

¿Qué se puede encontrar el lector? «El acceso a la web es mediante el dominio eltallerdelaspalabras.net y en la portada nos vamos a encontrar con todo lo relacionado con el último número publicado, el correspondiente a agosto-septiembre de 2008. Desde la primera página se puede acceder a un índice con todos los números, relatos y entrevistas o, por el contrario, navegar a través de la portada, en donde se alternan fotos, fragmentos de relatos y textos completos. Un lector se puede encontrar en la web con dos tipos de obras: los relatos creados ex profeso para este proyecto, a partir de una frase o lema dados por el director del taller, y las entrevistas realizadas a varios autores de renombre que se sometieron a una entrevista conjunta por parte de los miembros de la comunidad».

¿Y quién es usted? «Me escondo detrás del apodo n1mh, aunque mi nombre es más común: Diego Martínez Castañeda. Nací en Gijón hace treinta y dos años, aunque ahora me encuentro viviendo unos kilómetros más al Sur; en concreto, en Mérida. Como lector apasionado que soy, supongo que sólo era cuestión de tiempo que terminase apuntándome a un taller para aprender las técnicas de escritura, pero no contaba con terminar creando una web como ésta, fruto de la participación, la imaginación y el esfuerzo de un colectivo tan bien avenido».

El artículo es más extenso pero la parte más interesantes de la entrevista sólo abarca los tres últimos párrafos de este artículo de La Nueva España.

pero en verde

En definitiva, es como el Windows, pero en verde, y en versión cañí. Las versiones libres de los programas más utilizados están ‘extremeñizadas’. Así, el editor de imágenes se llama Zurbarán, y el procesador de texto es Espronceda. Monfragüe o Grulla son los nombres de otras aplicaciones.

En conjunto, el sistema resulta bastante operativo, y las aplicaciones funcionan con rapidez. Tiene la ventaja de ser, por regla general, más fácil de manejar que el Windows tradicional. Por el contrario, da la impresión de que todo funciona un poquito más lento.

Un ¿exhaustivo? análisis del sistema operativo Linex por parte de Luis Expósito, periodista del diario Hoy. Se puede leer el resto del artículo en este enlace.

Ya en el campo de lo personal, de las opiniones, la mia es la siguiente: chabacano, partidista y equivocado son algunos de los adjetivos que me vienen a la cabeza, tras leer el proceso de instalación de Linex en un ordenador personal y emitir un juicio rápido y muy por alto. Más que un artículo acerca del sistema operativo, un texto contrastado y concienzudo, me parece una opinión de alguien que, sólo por probar, accede a instalar y utilizar el sistema de la cigüeña durante un breve periodo de tiempo, pongamos una hora, para luego volver a lo de siempre, a su viejo y conocido entorno.

¡Ojo! no critico ésto último, la vuelta al entorno controlado y amigable de siempre, yo mismo lo practico, pero sí critico el hecho reprobable de mirar un poco por encima, emitir un juicio y salir corriendo. Llamar a Alfonso y llorar en su hombro.

Dicen los que saben que el gran problema del software libre es la compatibilidad de cierto hardware y de los periféricos (tarjetas de memoria, cámaras de fotos, joystick…) En mi caso, no tuve problemas con las pocas pruebas que realicé.

Finalmente, uno de los aspectos que más echan para atrás de este software es que se nota demasiado que es público. Casi en cada rincón de la pantalla aparece el logotipo o el nombre del Gobierno regional, lo que queda demasiado publicitario. Incluso, en el programa para navegar por Internet aparecen por defecto como páginas favoritas las de las Consejerías.

Me gustaría saber qué logotipo es el que aparece en todos los teclado de ordenador que pueda utilizar este señor en su día a día, para luego quejarse de ver demasiados logos.

articulo, windows, linex