juegos

5 entradas

painball

No, no está mal escrito. Pain, de dolor. Y eso porque hoy, a duras penas he podido caminar o moverme con normalidad después de ir ayer a una sesión de paintball con aderezos. Ginkana, pistolas láser y futbolín humano completaron la sesión de ejercicio que nos dejaron baldados. La experiencia muy bien pero, la próxima vez que sienta crujir la rodilla de esa forma, me quedaré quieto de inmediato, aún a riesgo de recibir un bolazo de pintura en la cara.

2009-10-17-18.jpg

Más fotos, aquí.

relato – el filo del cuchillo

El ejercicio consistía en escribir un texto, sin tema ni longitud fijadas de antemano, pero sin emplear la letra A. ¿Sencillo? ¡Un cuerno!

El filo del cuchillo

Tuvo que conocer el filo del cuchillo y sentir el miedo y el odio. Solo entonces se preguntó cómo pudo vivir como un fugitivo, cómo supo sobrevivir sin medios. Guerreó donde fue, con esfuerzo, sin ilusión, sin otro fin que morir. Odio, cuchillo y muerte fueron su credo. Y fue ese fin el que primero llegó, sigiloso y cruel, como siempre, con cuerpo de serpiente. Solo escuchó los dientes hundiéndose en su piel. Después, silencio.

los clásicos populares

Desde que hace unos días descubrió el Gnometris, en algún lugar del menú de juego de Gnome, eme no ha parado de tratar de colocar las fichas correctamente para hacer líneas y conseguir puntos. En contra de lo que se puede pensar, estos juegos permiten el uso de tácticas y estrategias y ayudan con la destreza de los dedos y el coco. Al principio, eme confundía los movimientos con el teclado y tenía poca visión espacial, sobre todo al aumentar la velocidad de las fichas pero, unas decenas de horas después, su coordinación mejoró y las piezas, prácticamente, se encajan solas unas encima de otras cual estantería de ikea.

gnometris

Los juegos en primera persona (FPS — Firts Person Shooter) están bien, son divertidos, agotan y puedes soltar un montón de adrenalina tratando de matar más que nadie pero, hay ciertos clásicos que no mueren. Se trata de juegos de mecánica simple, altamente adictivos que, cuando alguien los saca del baúl de los desterrados, dan horas de diversión sin freno. En mi caso, el Tetris, el Pang, el Pinball, el Mahjongg (con este no hay escapatoria) y media docena más, pueden arruinarme, tranquilamente, medio verano.

Extraido de la wikipedia:

Al ser una versión del tetris, su práctica (siempre y cuando se con moderación) puede agilizar los procesos mentales y fortalecer ciertas áreas del cerebro encargadas de la destreza; contribuye al desarrollo del pensamiento rápido induciendo prácticas que corresponden a la toma de decisiones. Mucha gente suele ver al tetris como un simple juego sin prestar mucha atención a lo que su sistema de estrategia y táctica permite, subconscientemente, desarrollar y mejorar en el cerebro y la coordinación de ideas.

juegos, games, arcade, gnometris, tetris, pang, mahjongg, pinball

la tierra es un conjunto

Coincidiendo con el Madrid-Barça de este fin de semana, el segundo partido del siglo en quince días, nos quedamos a cenar en Badajoz con las okupas y luego, casi sin darnos cuenta, aceptamos su ofrecimiento y, eme y yo, terminamos amontonados en una cama de noventa. El partido es lo menos cuando se juntan en el mismo espacio seguidores de ambos equipos y se ameniza la conversación con cervezas, pizzas caseras, comentarios más o menos jocosos y cotilleos varios.

Tras el deporte, la diversión. Nunca había jugado al Party & Co y, tras pasarnos la noche del sábado y parte del domingo haciendo mímicas, pintando y respondiendo preguntas, tengo que de decir que me parece divertido, tremendamente divertido. Además, he aprendido nuevas definiciones para cosas conocidas. Por ejemplo:

  • El cuerno del rinoceronte está hecho de nácar
  • Alrededor del sol no hay nada
  • La tierra es un conjunto
  • Mugir como una vaca y gemir como un bebé son lo mismo
  • La ciudad que, durante la Segunda Guerra Mundial, estuvo sitiada durante casi novecientos días, fue Japón
  • El mayor país asiático es Estados Unidos

Al final, el partido fue una mera anecdota y las taitantas horas que nos pasamos haciendo el ganso, lo verdaderamente importante.

juegos, humor