concurso

11 entradas

CDATEX

Finalmente ha sucedido lo que llevaba más de año y medio anunciándose: la empresa que gestiona CDATEX, el centro de soporte del Servicio Extremeño de Salud, cambia. Tras varios concursos, muchos recursos y demasiado tiempo entre incertidumbres, la gente que hasta hoy trabajaban para Comparex cursarán la baja. Afortunadamente, la empresa ganadora del concurso va a contar con muchos de ellos pero, como ya estamos cansados de ver en los últimos años, no con todos.

Estuve trabajando en CDATEX durante más de nueve años y hasta hace escasamente dos. Casi una década en el mismo sitio da para mucho, incluso para hacer algunos amigos de esos con los que te irías a cualquier batalla. ÿltimamente he estado yendo por la oficina a menudo, de visita y para no perder la costumbre de socializar y no me han prohibido la entrada, ni he tenido que firmar como visitante, cosa que agradeceré siempre.

Lo peor de esta situación no es saber que habrá un concurso puesto que cuando uno trabaja con la administración cuenta con ellos y hasta los espera, ni que te veas abocado a cambiar de empresa con todo lo que conlleva. Lo peor es el tejemaneje entre ganadores y perdedores del concurso, alargando el proceso durante un año y cogiendo rehenes por el camino.

Para mis ex-compañeros espero, sinceramente, que el cambio sea lo menos traumático posible (si eso existe) y que el futuro deje de ser un mar de dudas en constante tormenta. Porque ya se lo han ganado, se merecen unos años de calma y sosiego por haber aguantado los últimos meses de montaña rusa. Al fin y al cabo son buena gente que hace un estupendo trabajo en un sector, el sanitario, tan vapuleado. Dejemos que hagan su labor con calma.

¡Ah! Y cuidad de mis amados seslinex, o como se llamen ahora ;).

fotografías — los patios de Córdoba

Durante un par de semanas de mayo, en Córdoba se celebran dos concursos bastante pintorescos, el de patios y el de balcones y rejas. Los habitantes de la capital engalanan los patios de las viviendas con flores y adornos y los enseñan a todo aquel que se pase por allí. Y los resultados son impresionantes.

IMG_0951 IMG_0955 IMG_0958

Unos amigos nos fuimos para allá en una excursión de fin de semana, con la intención de pasar dos días entre geranios y flores y la verdad es que fue bastante mejor de lo esperado. A pesar de que había mucha gente, sobre todo durante el turno de la mañana, y que nos tocó esperar más de una cola, la posibilidad de entrar en casas particulares es un espectáculo. En muchos casos han convertido un espacio inhabitable en verano (Córdoba y Extremadura comparten latitud y calores) en un refugio tranquilo, fresco y en ocasiones con piscina.

IMG_0968 IMG_0971

Tengo que reconocer que tras diez horas pateando patios y conociendo una parte de Córdoba de la que no tenía constancia, la puesta de sol mejoró bastante el ambiente y las fotografías. Ningún detalle se había dejado al azar por parte de los concursantes y eso incluía la iluminación nocturna. Pocas luces pero bien puestas, que no cieguen y que no incidan directamente sobre los visitantes. Funcional y sencillo.

IMG_0997 IMG_0936

Además de con las flores, que lo inundan todo, me entretuve buscando detalles que le diesen otro significado a las fotos, supongo que para prevenir un caso claro de intoxicación por colores.

IMG_0975 IMG_0982

El domingo, tras dos días intensos de caminatas y clases de fotografía particulares, doloridos y cansados, comimos y emprendimos el camino de vuelta a casa.

IMG_1058

Todas las fotos, sesenta y una, están en el set «Los patios de Córdoba 2013» del nuevo y remodelado flickr.

Y también se pueden ver en forma de presentación:

en pared ajena

Siempre se hace extraño ver una foto propia colgada en una pared ajena y más si, además, te llama un amigo para comentarte que acaba de ver tu obra en un centro comercial. Hace un par de días, por fin, me envió la prueba.

exposición

La fotografía original puede verse en mi cuenta de flickr y fue una de mis favoritas del año pasado. Tanto, que terminé presentándola en tres o cuatro concursos y casi siempre terminó seleccionada para la exposición de “las mejores fotos de los perdedores”. En esta ocasión se trataba del IV concurso Gijón está… de foto y tengo que decir que me hizo mucha ilusión que seleccionasen la foto.

Por cierto, Jandro, mi amigo, aparece en la fotografía, difuso como un fantasma, tirando de móvil para inmortalizar el momento. ¡Muchas gracias!

relato: el reflejo

Los recuerdos le devolvían una imagen diferente desde la ventana. Era él treinta años más joven y estaba viajando con su abuelo en su primer viaje en tren. El vagón era diferente, olía a madera y aceite de motor y el aire que entraba por la ventanilla abierta era sofocante. Su abuelo estaba sentado frente a él y le hablaba muy serio. Le trataba como a un adulto, pese a sus diez años y eso le hacía sentir especial, invencible. Treinta años más tarde, aquel recuerdo dibujó la única sonrisa en el viaje de vuelta a casa.

Escrito para un concurso de la web Renfe.es, con el lema “El tren y el viaje”, el 14 de mayo de 2009. Debía tener 99 palabras, título incluído.

premios y concursos

La empresa matriz de mi empresa envía una vez por semana un correo electrónico con un concurso para los empleados, con una pregunta acerca de la compañía, con tres posibles respuestas y un premio más simbólico que otra cosa. Las preguntas casi siempre tratan sobre el apasionante mundo de las finanzas, los modelos de negocio o los trillones de millones de ganancias durante los últimos quince días. Con esos temas y mi propensión a huir de los números como del cañón de una pistola, la mayoría de esos correos terminaron “archivados en la P” (de Papelera). Además, durante el verano, los premios iban claramente orientados a su uso y disfrute en la playa y pudimos ver todo tipo de balones de playa, juegos magnéticos y toallas, nada realmente jugoso que justificase el envío de un correo con el intento. Porque una cosa es intentarlo pero… ¿qué sucede cuando ganas? ¿Cómo justificas ante tus compañeros que tú leíste el correo, enviaste la respuesta correcta y ganaste, por ejemplo, un magnífico juego de petaca con bonitos colores playeros. Se trata, ciertamente, de un escenario poco tranquilizador.

Pero la semana pasada, con el nuevo curso, la tendencia en los regalos cambió y empezaron por un disco flash de un gigabyte de capacidad. ¡Coño!, precisamente como el que estaba buscando y a un precio más asequible. No es mucha capacidad, pero para un apaño vale. Así que envié mi respuesta sobre la marcha y, como debí ser el único, gané el concurso. No sé qué demonios preguntaban, ni qué respondí, únicamente sé que era la respuesta B.

Flash disk regalo de PC-Ware

Esta mañana me ha llegado el disco y, aunque es un poco voluminoso, tiene el tamaño de una tarjeta de crédito, creo que no nos llevaremos mal.