wordpress

11 entradas

cambio de cara en diegomc.org

Después de seis años me he decidido a cambiarle la cara a diegomc.org, la web que tengo como presentación y tarjeta de visita. Y, ya metido en líos, he dejado de usar mi código html copiado a inspirado en la web de un organismo público de Los Ángeles, para utilizar un tema de wordpress, vcard, que con unas modificaciones mínimas y un par de plugins ha quedado muy bien. Mis estándares de diseño son los que son, reducidos, pero aún así estoy contento con el resultado.

Así que la web ha pasado de tener esta pinta:

20160318-diegomc.org

a tener esta:

diegomc.org

Y así, con este cambio en la orientación de la fotografía y cuatro detallitos más, la web puede tirarse así otros seis o siete años más :).

Para ver el resto de los cambios, sólo hay que seguir el enlace:

cómo migrar de drupal 6 a wordpress 2.8

En la web de la revista del taller estaba utilizando como CMS, Drupal, primero en su versión 5 y luego, tras uno de esos gambazos antológicos, la versión 6. En su día, elegí este sistema principalmente porque tenía más plantillas orientadas a la edición de revistas y magazines, en detrimento de mi admirado WordPress, en donde todos los temas que me podían servir eran de pago. Pero, desde hace un par de meses estaba notando muchos problemas para actualizar Drupal, en parte por el miedo que tenía a tocar el núcleo del programa después de haberlo fastidiado anteriormente y en parte por lo poco sencilla que me resultaba la operación. Además, la gestión de los comentarios (un cebadero de spammers, me temo) y la necesidad de tener moderadores, lanzaron el cambio de aplicación. Por supuesto, una vez tomada la decisión de cambio, sólo había un lugar adonde ir: WordPress. El problema estaba en la migración de los datos y los usuarios a la nueva plataforma.

Además, por las mismas fechas surgió el tema de mantener bajo un mismo dominio la revista y un foro y permitir cosas hasta la fecha difíciles de asumir, como un perfil de usuario único y una sincronía entre los textos de la revista y los usuarios del foro. Fue entonces cuando BBpress emergió de la nada. Para los profanos, bbpress es el sistema de foros de Automattic, la empresa tras la que está Wordpress y otras muchas aplicaciones y, por supuesto, suelen integrarlas unas con otras con una facilidad pasmosa. Así que, de golpe, me encontré en medio de una vorágine de migraciones y configuraciones como hacía tiempo que no tenía.

En resumen:

  • hubo migración de Drupal6 a Wordpress. Aunque encontré varios tutoriales sobre cómo llevar a cabo la migración, el documento definitivo vino de la mano de Dennis Metzcher (Migration from Drupal to WordPress Complete) y, más concretamente, de un enlace a Import A Drupal 6 Based Website To Wordpress v2.7. Según cuenta, las sentencias SQL le funcionaron sin problemas, a pesar de haberse saltado todas aquellas que no necesitaba. En mi caso, seguí las mismas excepciones y, salvo los usuarios de la web, el resto de información pasó sin incidencias que reseñar.
  • Arras Theme, una plantilla de revista. Casi por casualidad me encontré con este tema, que facilita enormemente la creación y el mantenimiento de un magazine con WordPress. La primera impresión, como casi siempre, fue bastante traumática, probablemente por un montón de ideas heredadas de Drupal. Pero, una vez dejé de lado las reticencias, Arras Theme se mostró como una fantástica plantilla que permite gestionar la portada y el resto de páginas de forma separada, que incluye miniaturas con cada entrada y que permite destacar los puntos fuertes de cada número de la revista sin más que un puñado de clics.
  • Instalación de BBPress y configuración. Con la instalación del programa en tres cómodos pasos, la tarea más complicada fue hacer que los foros se pareciesen lo más posible a los que ya estaban en funcionamiento y evitar un salto demasiado grande. Por eso, además de bbpress, la aplicación está cuajada de plugins, traducida del inglés (en su mayor parte) y dotada de ciertas funciones que permiten una administración más sencilla. Por supuesto, la integración entre los usuarios de wordpress y los de bbpress resulta impresionante e, incluso, permite la asignación de los roles del foro, según sea el rol del usuario en wordpress.

El resultado de tanto esfuerzo se puede ver en la web de la revista del taller.

briconsejo: cómo migrar de wordpress 2.0.1 a 2.8.4 en nueve cómodos pasos

Nota: mamá, en serio, ésta entrada puedes saltártela, va del programa con que funciona este blog y, de verdad, es un tanto aburrida. Te dejo un enlace, que seguro que te gustará más. Besos.

Aviso: todo lo que se cuenta en esta chuleta se ha probado, primero, en un entorno de pruebas. Si eres tan estúpido (no, no tiene otro nombre), como para hacer pruebas sobre un servidor en producción, no vengas llorando por aquí. Para la realización de esta migración, es necesario contar con unos conocimientos previos adquiridos, a saber: sentido común, algo de SGBD, un poco de sed, vim y bash y una pizca de coherencia. De nuevo, si no cumples con esto, no vengas a lamentarte.

Esta entrada no deja de ser una lista ordenada de todos los pasos que me llevaron a conseguir el objetivo final. Me funcionó a mí, cierto, y lo escribo por si vuelvo a necesitarlo. Declino cualquier problema o responsabilidad que la aplicación de dichos procesos pueda ocasionar en blogs ajenos. Por si a alguien le interesa, me llevé por delante una docena de veces el blog, antes de conseguir dar con la tecla.

Advertidos estáis.

Hace unas pocas semanas me enfrenté a un desafío que llevaba tiempo esquivando por falta de ideas para abordarlo. Tenía que actualizar el CMS de La curuxa, un Wordpress añejo y, según la documentación oficial, iba a tener que migrar de 2.0.1 a 2.2, luego a 2.4, más tarde a 2.6 y, finalmente, a 2.8. Todo un planazo.

Dicen que la ignorancia es atrevida hasta límites insospechados y, quizá por eso, me propuse explorar nuevas vías. En vez de realizar las recursivas actualizaciones y [ironia=on]mis vastos conocimientos en bases de datos[ironia=off], quise ver qué pasaba cuando utilizas la última versión de WP con una versión de su base de datos antediluviana. El resultado, más o menos esperado, es que WP exigía que se ejecutase el script de actualización y que, a continuación, el blog estaba completo y actualizado, pero con caracteres raros.

«ÿsto va a ser de la base de datos», me dije. Y fisgando en su estructura me encontré con que la codificación de la misma era latin1, mientras que WP sólo hablaba utf8. Así que, los caracteres raros eran problemas de traducción. Para solucionarlo se me pasó por la cabeza usar una compleja pero eficaz sentencia en SQL pero, dado que mis conocimientos en la materia se quedaron en aquel tren, me pasé a la guerra de guerrillas y los script sucios, chapuzas. Ahí, en ese escenario, doy lo mejor de mí.

Al final, tras docena y media de pruebas y errores, de borrón y cuenta nueva, conseguí dejar la base de datos con la codificación correcta y actualizada a la última versión.

Un poco mejor explicado, paso por paso y ordenado:

  1. hacer un backup de la base de datos de producción, con la codificación de caracteres utf8, ya que es la codificación de WP.
  2. editar el fichero de backup, sustituir el nombre del dominio, en mi caso http://lacuruxa.org y http://www.lacuruxa.org, por una dirección local. Yo utilicé http://curu.n1mh.org y lo sustituí con dos comandos de sed:

    sed -i 's/http:\/\/lacuruxa.org/http:\/\/curu.n1mh.org/g' fichero.sql
    sed -i 's/http:\/\/www.lacuruxa.org/http:\/\/curu.n1mh.org/g' fichero.sql

  3. instalar el nuevo WP en la dirección local creada a tal efecto. Después, sobreescribir la base de datos con la obtenida de producción. Abrir la zona de administración en el navegador (http://curu.n1mh.org/wp-admin/) y, ante la petición de actualización, actualizar. Los caracteres extraños inundan el blog. Ante todo, tranquilidad.
  4. editar con vim el fichero de la base de datos, buscando el caracter ÿ y sustituir todos los posibles caracteres raros. En mi caso y usando vim, busqué y sustituí los siguientes:

    :%s/ÿ¡/á/g
    :%s/ÿ©/é/g
    :%s/ÿ­/í/g
    :%s/ÿ³/ó/g
    :%s/ÿº/ú/g
    :%s/ÿ±/ñ/g
    :%s/ÿ<91>/ÿ/g
    :%s/ÿ¼/û/g
    :%s/¿/ÿ¿/g
    :%s/¡/ÿ¡/g
    :%s/«/ÿ«/g
    :%s/»/ÿ»/g

  5. el resto de caracteres raros, que los hay, comienzan por el caracter ÿ y es conveniente buscarlos y eliminarlos a mano. Para todos aquellos que no se puedan procesar con vim, mi recomendación es buscarlos en el blog, copiarlos y pegarlos en vim, que los sustituirá con gusto. Los más problemáticos fueron â?<9d>, â?Ž<8f> y â?<80>.
  6. sustituir la base de datos de prueba con la nueva base de datos e ir viendo qué caracteres fallan. Es, de largo, la parte más tediosa y mecánica. La importación debe hacerse con la codificación correcta:

    mysql -u root -p mysql_user --default-character-set=utf8 < ~diego/Desktop/fichero.sql

  7. con cada importación de la base de datos, hay que acceder desde el navegador a la zona de administración de WP, http://curu.n1mh.org/wp-admin/, y proceder a actualizarla base de datos.
  8. una vez estemos seguros de que están todos los caracteres correctamente codificados, toca revertir el dominio temporal por el bueno. Hacemos una copia de seguridad de la nueva base de datos en un fichero, lo editamos y ejecutamos:

    sed -i 's/http:\/\/curu.n1mh.org/http:\/\/www.lacuruxa.org/g' fichero.sql

  9. y, por último, sólo hay que subir la nueva versión de WP a la web y actualizar la base de datos de producción.

Fácil, ¿verdad? En realidad es más aparatoso que complicado. A partir del noveno punto, comienza una tarea bastante más árdua y callada, la de escoger un tema, adecuarlo, llenarlo de plugins y configurarlo. Pero eso, querido lector, ya es otro cuento.

El resultado, bien visible, se puede ver en la página web de la Agrupación Deportiva La Curuxa.

más fotos de cabecera

Por fin me he puesto y he sustituído las fotos de la cabecera de PrimePress, el tema gráfico de este blog, por unas cuantas de cosecha propia. En total, son una docena de recortes, seleccionados entre las fotos que más me gustan o de las que guardo un buen recuerdo. Unas casan mejor con los colores del tema, otras no casan ni con cola pero para gustos…

Para verlas todas, sólo hay que pulsar F5, con lo que la cabecera del blog se actualizará sola y, con suerte, no habrá demasiadas repetidas.

tejiendo la telaraña, o cómo integrar blogs, redes sociales y microblogging sin enloquecer

Nota:
Mamá, entrada sobre blogs y aplicaciones que, además, es larga de narices. Probablemente no te interesará. Al resto, comentar que necesitaba ordenar y organizar un poco todo el esquema en mi cabeza y no conozco mejor forma de hacerlo que ésta.

Desde hace tiempo, cuando me propuse tener una identidad digital, trato de mantener al día todos los servicios a los que estoy suscrito. Puede parecer una tarea sencilla pero, en cuanto el número de webs a actualizar pasa de cinco, se convierte en una verdadera pesadilla. Partiendo de la base de que empleo el blog como eje central, twitter e identi.ca para el microblogging, facebook como red social, linkedin como red laboral, flickr y picasa para las fotografías y del.icio.us para los enlaces, entre otros, mantener esto actualizado puede ser un verdadero horror. Pero si algo define la web 2.0, que es como se llama el invento, es que se pueden comunicar aplicaciones web para que tu no pierdas el juicio. Sólo tuve que buscar un poco, instalar cuatro o cinco plugins y ¡listo!

Como dije, empleando el blog como nodo central, he ido tejiendo una pequeña telaraña que me facilita el trabajo hasta el límite de llegar a actualizar sólo twitter y el weblog. Para ello, empecé vinculando wordpress con twitter mediante un plugin llamado Twitter Tools que comunica bidireccionalmente ambas plataformas. Lo que escribo para twitter aparece en el menú lateral del blog y las entradas nuevas del blog se notifican en twitter. Con identi.ca, la otra plataforma de microblogging, empleo un plugin para wordpress llamado Wordidentica, que únicamente notifica las nuevas entradas del blog en la web. Como identi.ca, por su parte, se puede configurar para que envíe todas las entradas a twitter, ahora sólo escribo en esta aplicación y obtengo réplicas por todas partes. Resulta un tanto confuso pero funciona.

La cosa se complica cuando empezamos a abordar las redes sociales, ya que cada una interpreta la interconexión como algo propio. Por ejemplo, las fotos que subo a flickr las puedo ver en el blog creando un módulo desde la propia web o mediante algún plugin como Flickr Widget que lo hace de forma automática. Para Picasa se puede emplear el plugin Picasa Web Album Widget, que hace exactamente lo mismo. En mi caso, como el blog ya tarda en cargar demasiado tiempo (según mis criterios, por supuesto), he preferido no incluir ninguna imagen en los menús laterales para darle más velocidad.

Seré un nostálgico pero, cuando empecé con el blog, le cogí cariño a Technorati. En aquellos días era el google de los blogs y, si no estabas al día en sus bases de datos, sencillamente no existías. Hoy esa situación ha cambiado y cada vez pinta menos pero yo sigo manteniéndome actualizado. Para evitar teclear las etiquetas en wordpress y en technorati, hace tiempo que utilizo WP tags to Technorati (gracias Dabo) para que sea el plugin quien asigne las mismas etiquetas de la entrada al post en technorati.

En cuanto a redes de carácter laboral, como linkedin o xing (léase crossing), he puesto un enlace en el apartado del currículum vítae porque ellos mismos no ofrecen ningún otro tipo de facilidad.

Finalmente y para terminar con el blog, como solución rápida para wordpress se puede optar por utilizar About Me, un plugin que sitúa en el menú, un acceso a cada una de las aplicaciones, redes sociales y blogs que tengamos en Internet. Es rápido, sencillo de utilizar y queda muy chulo :D.

El siguiente paso era, como no, facebook. Si uno rellena adecuadamente ciertos apartados en su perfil, puede conseguir que, con cada actualización del blog, foto nueva en flick y picasa y enlace subido a del.icio.us aparezca mágicamente en su perfil de la gigantesca red social. Además, existen aplicaciones como Blog Mirror y la propia de flickr para facilitarlo todo. Con otra más, para twitter, lo tenemos todo. Esta última aplicación permite, entre unas cuantas opciones, hacer que el estado de facebook cambie con cada actualización en twitter. Sencillo y rápido.

Y (creo) nada más.

cambio en el RSS

Con el cambio de imagen he cambiado, además, unas cuantas tripas del blog. Funciones de esas que no se ven pero que hacen tareas muy específicas que, en el común de los casos, no se ven pero facilitan la vida. Es el caso del RSS, inicialmente gestionado desde el blog pero que he redirigido a Feedburner, por comodidad y por aligerar un tanto el hosting, al que parece que la nueva versión le pesa un tanto más de la cuenta.

La manera más sencilla que he encontrado, además de emplear un tema que gestiona completamente el RSS, fue instalando un plugin hecho por Feedburner llamado FeedBurner FeedSmith. Lo único que necesita dicha extensión es la nueva dirección del feed, tanto de las entradas como de los comentarios. Una vez se le ha suministrado, anula el feed gestionado por wordpress y pasa a emplear el nuevo.

Así pues, se recomienda una actualización del feed porque no tengo muy claro que el de wordpress siga funcinando. Los enlaces están en la columna de la derecha, en la parte superior y bien visibles.

Perdón por las molestias.