comida

11 entradas

perdón

Estos días tengo el blog un poco apartado y apenas si escribo. Lo siento, pero no es culpa mía. Si alguien quiere pedir resposabilidades, los verdaderos culpables son mi abuela y mis padres.

La primera lleva poco más de doce días con nosotros, en Mérida y hace cuatro que la nevera tiró la toalla, incapaz de seguirle el ritmo y congelar todo lo que ella preparaba. Ha cocinado todo tipo de platos y delicias que estaban, sencillamente, sublimes y, en este punto, voy a ser parco en explicaciones porque sólo hay una forma de imaginarlo y estar aquí y probar todo lo que sale de mi ex-cocina.

A mis padres les debo una exquisita educación que me impide hablar mientras estoy comiendo y, como sólo llevamos doce días a dieta de delicatessen, no me queda tiempo para nada.

El lunes vuelvo.

sushi bar

Probablemente no sea el mejor momento para escribir. Porque hay un equipo que no tiene sonido y no quiere tenerlo, porque se me acabaron las galletas de soja y naranja y tengo un hambre feroz y porque, en general, mi estado de ánimo decae por segundos. Sin embargo, trasteando con el móvil he encontrado una de esas fotos que ayudan a superar un día atravesado como hoy, que hacen olvidar hambre y ordenadores sustituyéndolos por un puñado de buenos recuerdos, de esos que llevan incrustados olores y sabores que hacen esbozar una sonrisa.

Por un instante, breve pero intenso, volví a aquel sushi bar del aeropuerto, volví a ver cómo el cocinero lo preparaba enfrente mío con destreza y volví a paladear el típico plato con menú de turista que, sin embargo, me supo a gloria. ¿Qué no haría por uno de estos ahora?

sushi

¡Qué hambre, coño!

sushi, bar, comida, food, aeropuerto, airport, sabores, olores, taste

todo sube

Con el nuevo año, además de los atragantones de uvas y polvorones, llegan las sorpresas con los precios. Y es que el primer día del año todo lo que tenga algo de valor sufre una revisión de éste… al alza, por supuesto. Los más sonados e institucionales de este breve año han sido los de la luz y el butano, un tres y un cinco por ciento, respectivamente. Nunca he sido bueno con las sumas pero, si mi sueldo sube un 0%, el IPC un 3% largo y el butano un 5,3%… ¿a cuanto se cotiza un riñón humano, en buen estado, en el mercado negro?

Si lo desglosamos por comunidades autónomas, sólo para llegar a trabajar el día dos de enero, tenemos los siguientes incrementos: a los viajeros madrugadores del día uno, el peaje de la autopista del Huerna había subido diez céntimos en cada tramo (¿dónde quedaron las promesas de rebajarlo?). En Zamora, el menú del día, además de raro, era dos euros más caro de lo habitual. En Mérida, más de lo mismo: el café en el bar de al lado del trabajo sube veinte céntimos, por la subida del precio de la leche, según el tipo de la barra. Si un litro de leche vale veinte céntimos más, ¿cuanto se puede subir el precio de cada cortado, sin que se te subleve la clientela? La tostada, igual, veinte céntimos más por, imagino, el aumento en los precios del jamón de york. ¡Ah! y otro euro más en los menús del día en cualquier tugurio insalobre, por que el dueño sí que se da mano con las sumas, supongo.

Ya está decidido, voy a dejar esto de la informática, que aparte de ser vocacional y dar un puñado de alegrías contadas al lustro, poco más aporta y me voy a centrar en lo que, verdaderamente, tiene futuro: ministro de economía.

precios, subidas, ipc, gas, butano, luz, comida, menu, humor

Salmorejo cordobés

Ingredientes para 4 personas

– 1 chorrito de vinagre
– 100 gramos de pan duro
– 1 pizca de sal
– 1 chorrito de aceite de oliva
– 1 huevo duro
– 2 dientes de ajo
– 5 tomates maduros
– Taquitos de jamón

Preparación :

Pelar los tomates, echarlo en un recipiente, junto con los dientes de ajo y el pan y majarlo todo.

Una vez esté hecho todo una pasta ir añadiendo sobre ella un chorrito de aceite.

Es muy importante ir haciéndolo lentamente pues el punto se alcanza cuando el salmorejo empieza a no aceptar la emulsión con más aceite, quedando lo más majado y fino, pero espeso.

Alcanzado el punto, salar y echar vinagre al gusto.

Rociar con el huevo duro desmenuzadito para servirlo y los taquitos de jamón .

Fuente : www.recetas.net